El lenguaje de las grietas | Patología y recalces - Tomo 1

La intención de este manual es servir de base documental para la impartición de cursos sobre sus contenidos dirigidos preferentemente a profesionales, técnicos de la construcción,

manual-de-patología-de-la-edificación-tomo-1-imagen-1

Manual de Patología de la Edificación - Tomo 1

En las sociedades desarrolladas los parámetros de confort y seguridad son cada vez más demandados en todos los órdenes de las actividades humanas y sociales. En el caso de nuestra propia vivienda y de los otros edificios que utilizamos para todo tipo de actividades, las sociedades urbanas actuales pasamos las mayor parte de nuestra vida, por lo que los anteriores parámetros adquieren una dimensión de especial relevancia.

No es sencillo definir el parámetro “calidad”, por lo que comenzaremos por su origen etimológico. Conforme al diccionario de la lengua la palabra “calidad” viene del latín “qualitatem” y se define como “conjunto de cualidades que constituyen la manera de ser de una persona o cosa”. En definición de la norma ISO : 9000 : 2001 “Calidad es la facultad de un conjunto de características inherentes de un producto, sistema o proceso pata cumplir los requisitos de los clientes y de otras partes interesadas”.

Aplicadas las definiciones anteriores al campo de la edificación y considerando el edificio como el producto final de un complejo proceso industrial, podríamos definir la calidad de la edificación, de una forma muy genérica, como: “la serie de condiciones que debe reunir un edificio para que cumpla las condiciones básicas para las que ha sido construido”.

Estas condiciones básicas están definidas en el artículo 3 de la Ley 38/1999 de Ordenación de la Edificación (L.O.E), donde por primera vez en nuestro país se determinan mediante una ley los requisitos que deben reunir los edificios desde el primer momento de la concepción de su promoción hasta el final de su ciclo vital, cuando deba procederse a su demolición, ya que se contemplan las fases de proyecto, construcción, puesta en funcionamiento, conservación y mantenimiento.

En el esquema n º 1 han quedado resumidas las condiciones básicas recogidas en el mencionado artículo con las que los edificios deben proyectarse, construirse conservarse y mantenerse y que se encuadran en tres parámetros fundamentales: las condiciones de funcionalidad del edificio, las de seguridad, en todos los aspectos del mismo, y las de habitabilidad; en una palabra los que corresponden a las condiciones de confort y seguridad que son intrínsecos a la calidad en la edificación.

Es evidente que la consecuencia de la falta de calidad del producto, en el supuesto que nos ocupa de la edificación, serán la falta de cumplimiento de las comentadas condiciones básicas, con las consecuencias finales del no cumplimiento, a su vez, de los parámetros de confort y seguridad requeridos socialmente.

Esto adquiere diferentes niveles de importancia en función de cuál de los parámetros básicos se vea afectado, pues es evidente que no se podrá hablar de calidad en un edificio, que pudiera tener muy buenos materiales de acabados y sin embargo presentase deficiencias importantes en su estructura, que pudiesen poner en peligro su estabilidad o que la mala construcción de sus instalaciones pusiese en entredicho las condiciones de confort o de habitabilidad. Por eso que no debe entenderse el término calidad en la edificación, como algo asociado a los materiales de acabado, en lo relativo a lo suntuoso, sino como un conjunto de cualidades que deben hacer que el edificio funcione como tal para los fines para los que se ha construido y además mantenga esas condiciones en el tiempo mediante la conservación y mantenimiento adecuados.

1.2. GESTION DE LA CALIDAD EN EL PROCESO EDIFICATORIO


[2column] [content][/content] [content][/content] [/2column]
El producto edificatorio adquiere cada vez mayores cotas de complejidad en su elaboración y en sus componentes, por lo que la gestión de la calidad del mismo se torna igualmente compleja con la intervención de múltiples agentes y procesos, que con procedencias e intereses dispersos han de concurrir obligatoriamente en el hecho edificatorio.

Es muy difícil encontrar ningún otro proceso industrial en el que el producto final, o sea el edificio, se vaya elaborando en el mismo lugar en el que va a ser utilizado. En la edificación el proceso fabril se desarrolla sobre el propio producto y no en determinadas instalaciones como el resto de los productos industriales, que son realizados en una fábrica, taller, etc y después son utilizados en lugares diferentes a los de su fabricación.

Esquema nº 1 : La calidad edificatoria Esto hace que el seguimiento de la gestión de la calidad sea muy complejo, pues han de tenerse en cuenta fundamentalmente tres tipos de productos, que a su vez van a formar parte del “producto” final que es el propio edificio:
  • Materiales fabricados fuera de la obra que mezclados entre sí forman sistemas constructivos, como son por antonomasia los componentes de las estructuras de hormigón, las fábricas de cualquier tipo o las cubiertas.
  • Materiales manufacturados fuera de la obra que se colocan sobre la misma mediante adhesivos de diversa naturaleza, como pueden ser los solados, alicatados, aplacados, pinturas y revestimientos en general.
  • Elementos complejos elaborados también en el exterior y que se superponen al edificio, como pueden ser las carpinterías, cerrajerías, aparatos y componentes de las instalaciones.

1.2.1 Normativa reguladora



Son tres las fuentes jurídicas donde debemos fijarnos para encontrar la regulación en cuanto a la calidad en la edificación. En la primera se podrían agrupar las normas de ámbito general del proceso constructivo, es decir las que regulan el proceso desde dentro, que a su vez pueden dividirse en dos subgrupos, las normas que regulan el proceso en sus aspectos generales y las referidas a condicionamientos técnicos de la construcción. En un segundo grupo encuadraríamos las referidas a la seguridad y calidad industrial, en términos generales, no de forma específica ni única a la industria de la construcción y por último en un tercer paquete se incluyen las normas que afectan a los materiales y elementos constructivos. En el esquema n º 2 quedan sintetizadas dichas normas y sus contenidos generales se analizan a continuación.
Da tu opinión:

Publicar un comentario

[blogger][facebook][disqus]

ivythemes

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget